Una parte fundamental del blog

NatxoIoana

El regalo de Ioanna

Hace un mes impartí una formación de 2 horas en Badalona invitado por el CRP de la localidad. Tocaba hablar, como no podía ser de otro modo, de gamificación y juegos. Esta formación no habría diferido en gran cosa de las restantes si no hubiese sido por un gran detalle. Hubo teoría, ejemplos funcionales y consejos, hubo tiempo para jugar a Fantasma Blitz y para escapar de una catacumba romana.

Hasta ahí, nada fuera de lo común. El detalle al que me refería fue la presencia en la sala de 3 grandes exalumnos y mejores personas. Me hicieron recordar lo bien que lo pasaba con ellos en las clases y lo mucho que un docente puede llegar a echar de menos a sus alumnos, pase el tiempo que pase.

Como ya comenté en una entrada anterior, tres de mis alumnos (Juanmi, Hakim y Ioanna) quisieron hacer un mazo de cartas sobre la Guerra Fría para Magic the Gathering. Leyeron, estudiaron y buscaron imáganes de ese periodo. Consiguieron hacer dos barajas funcionales mediante un proceso didáctico: aprendieron a aprender, demostraron una gran iniciativa, usaron las TIC, lo comunicaron por escrito y de forma oral y lo hicieron en equipo.

Juanmi y  Hakim (Ioanna no pudo asistir pero me hizo un regalo magnífico)  me hicieron el honor de acompañarme en esta formación. Y ya que estaban allí se me ocurrió que, al hablar de ejemplos de ABJ, no solo debía hablar en nombre de otros docentes. Los alumnos protagonistas del proceso de aprendizaje debían tener voz. Y hablaron.

Juanmi y Hakim estuvieron a la altura de la situación, supieron mostrar su producto, justificar su uso y demostrar su aprendizaje. Explicaron paso a paso lo que hicieron y defendieron el uso de la gamificación y el ABJ en las aulas. Se les vio seguros y respondieron las preguntas de los asistentes. Todo ello lo hicieron sin preparación previa, sin necesidad de insinuarles lo que debían decir. Y aunque en su centro no crean en estas cosas, ellos son la prueba patente de que lo que algunos nos atrevemos a hacer funciona de verdad.

Su visita, su sinceridad, su actitud y sobre todo su esfuerzo por acudir me hicieron darme cuenta de que este blog no es solo mío. Este blog no habría existido sin ellos y sin todos aquellos alumnos que, después de 9 años de carrera profesional, se sentaron a mi mesa a hacer rodar los dados, a sacar cartas, a contar historias, a conquistar territorios, a mover fichas y ,en definitiva, a aprender de otro modo.

Gracias a todos: a los que me enseñaron y a los que aprendieron, a los que conocí y a los que no se dejaron conocer mucho, a los que todavía nos seguimos por las redes y a los que me saludan por la calle, a los que me pidieron más partidas y a los que me llamaron friki, a los que se emocionaron y me hicieron emocionar.

¡Gracias por facilitarme llegar a las 200 entradas!

¡Para celebrar la duecentésima entrada y la publicación del libro Educar Jugando de Nexo Editorial (en el que colaboro con un capítulo) voy a sortear un ejemplar entre los lectores! ¡Estad atentos!

 

 

 

Anuncios

La emoción como motor del aprendizaje

buscaduendesLlevo años jugando a rol y aplicando estos y otros juegos a entornos de aprendizaje, así como sus mecánicas y sus dinámicas. Podría explicarte formas de utilizar los juegos de rol en el aula con grupos reducidos y con grupos completos. Podría teorizar sobre si aplicarlos siguiendo la metodología del “Aprendizaje basado en juegos” o mediante la ludificación. Podría incluso plantearte una estrategia pautada para aplicarlos en casa y el aula. Pero para eso ya tienes la guía para educadores escrita por Albert Ruíz y publicada en el juego de rol Magissa por Nosolorol. Es un texto muy completo basado en la experiencia de su autor. Te invito a leer la guía, analizarla y, si tienes ocasión, llevarla a la práctica. Te garantizo que te convencerá del potencial pedagógico de los juegos de rol.

Por esa razón, yo quiero hablarte desde otra perspectiva. Lo haré, quizás, de una forma menos analítica y secuencial pero que considero, tras años de docencia y juego a mis espaldas, igual de válida y fundamental. Aprender jugando, algo no limitado a ninguna edad en particular, es un mecanismo natural que siempre nos ha acompañado como especie. Y el juego, la curiosidad y la emoción van de la mano. Por eso ¿Puedo hablarte de la emoción del aprendizaje a través del juego?

Jugar a rol, como debes saber si ya probaste Pequeños detectives de monstruos, es emocionante y placentero. Y es ahí donde radica su principal ventaja como herramienta didáctica. Más allá de que el profesor de Historia pueda emplear este entretenimiento para hacer viajar a sus alumnos a través del tiempo, los juegos de rol generan emociones. Y son esas emociones, vinculadas a un aprendizaje, las que contribuyen a la consolidación de hábitos y habilidades y la adquisición de conocimientos en los pequeños (y en los no tan pequeños). No me mires como si me hubiese vuelto loco. Verás, la neurodidáctica ha venido a confirmar lo que decía la psicología cognitiva: cuando el aprendizaje va unido a la emoción se consolida de forma más estable en nuestro “disco duro” ya que, al parecer, desata unos procesos neuronales que favorecen el anclaje del conocimiento.

Nuestra etapa de formación, creo que mayoría lo hemos vivido así,  consistía en una transmisión unidireccional de saberes, descontextualizada, abstracta y poco relevante para el alumno. De este modo, era difícil seguir una clase sin aburrirse o, en casos extremos, dormirse. Por suerte, las cosas están empezando a cambiar y los juegos, como disparadores de la atención y promotores de un aprendizaje significativo, empiezan a ganar terreno en nuestro sistema educativo.

buscaduendes2En este proceso, padres, profesores y educadores en general, tenemos un papel fundamental. Esto es así, porque el aprendizaje no es solo transmisión de conocimientos. Aprender implica el establecimiento de un vínculo especial entre dos personas y en ambos sentidos. Y en esa relación, con el juego como herramienta destacada, el estudiante se pone en el centro del proceso. Por ello, deberemos conocer a nuestros jóvenes jugadores: sus intereses, sueños y capacidades. Todo ello nos permitirá diseñar experiencias únicas y significativas para ellos. Eso les mantendrá enganchados a nuestro juego, que será también suyo. Con ese conocimiento en mente podremos diseñar actividades concretas para ellos.

Padres y docentes debemos emplear recursos que potencien la creatividad, la socialización, la toma de decisiones, mejoren la autonomía y la imagen propia de nuestros alumnos cuando los recursos y entornos tradicionales de enseñanza no lo hacen. Mira tú por dónde, los juegos reúnen esas condiciones.

¿Quieres un ejemplo real? Las tediosas actividades con las que muchos maestros y profesores sobrecargan a los niños pueden ser beneficiosas si las vinculamos al juego y la emoción. Realizar una larga lista de sumas y restas, multiplicaciones y divisiones pueden echar para atrás incluso al niño más motivado y responsable. Sin embargo, podemos hacer que esas operaciones sean la clave para abrir los cierres de seguridad de un antiguo libro que encierra secretos o hechizos necesarios para cumplir con éxito una misión.

¿Quieres una última certeza más? Cuando explico que utilizo los juegos de rol en clase muchos curiosos me preguntan ¿Pero así aprenden más? ¿Sacan mejores notas con eso? Y yo les respondo la verdad: que no lo sé. Pero tampoco me importa. ¿Sabes por qué? Porque de lo que estoy seguro es de que aprenden mejor. Y en mi opinión ese es el camino. Frente a un temario desproporcionado, opongamos experiencias de calidad. Frente al tedio y la apatía, abracemos la emoción y la experimentación. Frente a lo memorístico, respondamos con lo artístico y creativo. Finalmente, frente al alumno que carga una mochila llena de libros presentémosles al que abre su mente, sonríe y echa los dados a rodar.

PS: Este texto es el prólogo del juego Buscaduendes de Álvaro Corcín y Patricia de Blas que con mucho gusto redacté para la editorial Nosolorol.